Laura Ribas y su perro Aiden practicando bikejoring

Laura Ribas y su perro Aiden, finalistas del campeonato de Cataluña de Bikejoring 2018

EL BIKEJORING

El bikejoring es una modalidad de mushing que se practica en la temporada de invierno. En esta práctica deportiva el deportista va sobre una bicicleta mientras que 1 o 2 perros corren delante.

LAURA RIBAS

Soy ingeniera y diseñadora industrial y vivo en Gerona. En mi tiempo libre me gusta hacer deporte al aire libre salir a pasear o hacer excursiones con mis perros.

Desde pequeña he practicado deporte. Empecé jugando a fútbol pero pronto descubrí que el baloncesto era lo mío. Practiqué este deporte desde los 6 hasta los 28 años. Llegué a jugar algunos minutos en Liga Femenina (la primera división a nivel español).  Pero una lesión y mi incorporación al mundo laboral como ingeniera me hicieron colgar las botas y desde entonces practico deporte como hobby.

Empecé haciendo algo de footing, por mi cuenta. Me uní a un equipo de trail, con el que salíamos a correr los sábados por la mañana y nos apuntamos a varias carreras populares. Le cogí el “gustillo” a correr y salía de manera regular, con amigos y mi perro Thor. Entonces  me hablaron del canicross. Un deporte que consiste en correr junto con un perro y me llamó la atención, así que lo probé.

Después de muchos entrenos conseguí  que  Thor  entendiera  lo  que  tenía que hacer (correr por delante, a poder ser tirando de mí, sin pararse a jugar ni a oler por el camino). Nos apuntamos a un club de canicross  y  allí aprendimos. Mejoramos muchísimo y participamos en algunos canicross populares, pero sobretodo descubrimos el mundo del mushing y muchas de sus modalidades.

Probamos con el bikejoring, una modalidad en la que el deportista humano va montado en bicicleta intentando seguir al perro que tira de esta a grandes velocidades (se puede llegar a alcanzar los 35km/h en circuitos de 4 – 7 km). Me enamoré de este deporte, pero pronto vi que Thor no disfrutaba tanto como yo. A él no le va la velocidad, le gusta más ir a otro ritmo, y como llevaba mucho tiempo dándole vueltas a la idea de tener otro perro, decidí ampliar la familia con un perro al que gustara la velocidad, y así llegó Aiden a nuestro equipo.

Con Thor nos lanzamos a participar en  un triatlón canino en el que combinamos un tramo de bikejoring, un tramo de nado y uno de canicross. Una experiencia muy  especial  y  divertida.  También  hemos  tenido  la  oportunidad  de  probar el scooter (variante del bikejoring donde en vez de bici se usa un patín deportivo y se puede practicar con 1 o 2 perros a la vez).

THOR

Thor es un Golden Retriever de 6 años. Lo tengo desde los 4 meses y es mi compañero inseparable. Le gusta la montaña, correr por  el  campo,  meterse  en  el  río  a  rescatar  piedras,  nadar, revolcarse en los charcos y acabar lleno de barro.

Es un perro un poco introvertido que se lleva bien tanto con personas  como  con  otros  perros.  De  pequeño  tenía  muchos miedos. Seguimos  trabajando para quitarle alguno que le queda, pero el canicross le ha ayudado un montón, a relacionarse más con otros perros y a perder el miedo a los ruidos fuertes, a la gente, a la megafonía, etc.

 

AIDEN

Aiden es un Alaskano de 2 años.  Es un perro de mushing, sus padres, abuelos y generaciones anteriores, están relacionadas al mushing, así que lo lleva en los genes. Es un perro muy activo, despierto, nervioso, aunque un poco inseguro y miedoso. Seguramente al crecer al lado de Thor le ha contagiado sus miedos. Aunque con él también estamos trabajando y vamos por el buen camino.

 

NOSOTROS

A parte de la convivencia del día a día, el canicross y el bikejoring, intento compartir las actividades que hago con Thor y Aiden. Salimos de excursión, vamos a la playa, nos perdemos en la montaña…

La temporada pasada Aiden y yo nos estrenamos en las competiciones de bikejoring. Nos hicimos socios de un club y nos federamos para poder correr la Liga Catalana de Mushing.  Nuestra primera carrera fue una popular, dónde fuimos sin tener muy claro si llegaríamos a la meta… Básicamente no sabíamos si podríamos empezar,  ya que Aiden se ponía muy nervioso. Habíamos entrenado mucho esa situación para corregirla, pero casi siempre solos, sin otros perros, ni los jueces de salida, ni los otros participantes esperando su turno, ni viendo cómo se iban los que salían antes que nosotros…

Pero salimos, ¡¡y vaya salida!!! Quedé tan asombrada que no fui consciente del subidón que nos encontramos en los primeros quilómetros, ¡me pasaron volando! Después me entró el miedo porque no habíamos trabajado mucho las direcciones y en más de un cruce nos salimos de la pista. Llegamos en segunda posición, nuestra primer carrera y ya ¡subimos al podio!! Me hizo mucha ilusión, más que por la posición y por haber llegado de golpe a la meta, por ver que él había disfrutado aún más que yo. Vi que ese era su mundo.

Aquella carrera marcó un antes y un después para los dos. Desde aquel momento empezamos a entrenar en serio. Nos marcamos pequeños objetivos (empezando por aprendernos las órdenes para girar a la derecha e izquierda…). Trabajamos duro y nos caímos mucho… nos costó bastante ponernos de acuerdo y conseguir girar los dos en la misma dirección.

Aún no lo teníamos del todo asimilado, nos encontramos inscritos en el Campeonato de Cataluña de Mushing. Nuestra segunda carrera, la primera oficial, y todo un campeonato.

Lo hicimos de miedo y quedamos cuartos. Un gran resultado para unos novatillos que aún no tenían muy asimilado todo lo que habían aprendido en poco tiempo y lo que les quedaba por aprender y disfrutar.

Después empezamos la liga y pudimos vivir el mushing desde otro punto de vista. En las carreras de canicross que habíamos hecho hasta el momento, la rutina era sencilla: salir a correr 2 días por semana con Thor atado, 1 día corriendo suelto, y el día de la carrera, levantarse pronto, hidratarle, coger los trastos, el coche, llegar a la carrera, calentar un poco, correr y volver a casa.

Ahora la cosa se complicaba un poco….  Algunas de las carreras son a dos mangas (una el sábado y otra el domingo), con lo que la logística pasa a ser algo más compleja. Los entrenos pasaron a ser más serios y programados, trabajando cuando entrenar resistencia, cuando velocidad, buscando distancias concretas, desniveles, falsos llanos…

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Controlar la temperatura y la humedad es súper importante para evitar que nuestros perros sufran un golpe de calor. Nosotros, por ejemplo, no entrenamos atados con temperaturas superiores a 10 grados y humedades cercanas al 80%.

 

  • Una buena hidratación también es primordial. Antes, con Thor, nos levantábamos pronto para hidratarle 2 horas antes de las carreras o entrenos. Ahora hemos cambiado el sistema, y les mantengo siempre hidratados ayudándoles con la comida para practicar el bikejoring. También aprendí que hay que vigilar con darles de beber justo después de una actividad intensa. Es mejor dejar que recuperen un poco antes de darles agua. Al igual que no dejarles beber mucho ni antes ni durante el ejercicio.

 

  • Por supuesto una buena alimentación es clave para que el perro esté en las mejores condiciones. No sólo para un mayor rendimiento, sino para que él disfrute de la actividad y no le resulte un esfuerzo enorme. Mis perros durante la temporada de bikejoring comen pienso Retorn, la variedad de comida seca de Salmón de los Fiordos Noruegos. No sólo les encanta, sino que les da todos los nutrientes que necesitan para estar sanos, activos y preparados para vivir todas las aventuras que haga falta.

 

  • Media hora después de la actividad es cuando los míos disfrutan de la comida húmeda. Una lata de Retorn después de la actividad les ayuda a recuperarse y a rehidratarse antes y en mejores condiciones. Ahora en verano, estamos fuera de temporada de bikejoring y no entrenamos, pero su actividad no para. Siguen corriendo, saltando, nadando, haciendo el cabra, persiguiendo animalejos por el bosque… con lo que sigue siendo igual de importante mantenerles sanos y fuertes. Y en los días más calurosos, añadimos a su dieta algún que otro helado hecho con su pienso o con los mousse o latas. Así, aparte de recuperar y estar hidratados, están fresquitos y entretenidos, ya que les encanta pasarse un buen rato lamiendo el helado.

 

  • Otro aspecto a tener en cuenta son sus cuidados. Son perros, pero son deportistas, y al igual que nosotros tienen lesiones, sobrecargas, heridas, y porque no, días malos en los que no les apetece correr. Hay que aprender a entenderles, a leer las señales… Ellos no hablan, no nos lo pueden contar, y algunos (como Aiden) son bastante cabras locas…. Con lo que sigue corriendo y saltando aún estando lesionado…  Tenemos que tener una cosa muy clara: ellos lo dan todo por nosotros. Si estamos en plena carrera y se lesionan, pero nosotros seguimos, ellos seguirán aunque terminen cojos. ¿Que se encuentran muy cansados y nosotros seguimos? Ellos seguirán hasta la extenuación. Si se encuentran mal y seguimos, ellos seguirán hasta caer desplomados…  Tenemos que ser responsables y estar muy atentos a ellos y a sus reacciones.

Leave A Comment?

You must be logged in to post a comment.